1 comentarios

El Kepler 'caza' cinco planetas extrasolares.

El telescopio espacial 'Kepler', puesto en órbita por la NASA el pasado mes de marzo, acaba de dar a conocer sus primeros resultados: ha logrado 'cazar' de un plumazo cinco planetas fuera del Sistema Solar, todos ellos muy cerca de sus estrellas y, por lo tanto, demasiado calientes como para poder ser habitables. Pero no ha sido el único descubrimiento anunciado en las últimas horas. El telescopio 'Hubble' también ha comenzado el año con un gran hallazgo: el de las galaxias más lejanas y primitivas que se han detectado, según un comunicado de la Agencia Espacial Europea (ESA). Ambos fueron presentados en la reunión anual de la Sociedad Astronómica Americana. El 'Kepler', cuya misión es, fundamentalmente, encontrar mundos similares a la Tierra, ha probado que todos sus instrumentos funcionan correctamente y que está listo para cumplir sus objetivos científicos. "Estos descubrimientos nos ayudan a entender como se forman los sistemas planetarios y su evolución a partir de gas y polvo", ha señalado William Borucki, del Centro de Investigaciones Ames de la NASA. Temperaturas de lava Los nuevos cinco exoplanetas -bautizados Kepler 4b, 5b, 6b, 7b, y 8b- son todos de la categoría denominada Júpiter caliente, es decir, astros con masas como la de Júpiter que orbitan muy próximos a sus estrellas -ocho veces más cerca que Mercurio del Sol- y con temperaturas que superan las de la lava, por lo que es imposible que tengan actividad biológica. Su sol también es más caliente y grande que el terrestre. El hecho de que no sea un exoplaneta similar al nuestro no ha sido una decepción: "Sabíamos que los planetas como Júpiter en órbitas cortas era lo primero que podía detectar el 'Kepler'. Es cuestión de tiempo que sus observaciones nos lleven a planetas más pequeños con órbitas más grandes", asegura John Morse, director de la División de Astrofísica de la agencia espacial. Además, tendría que tener la temperatura adecuada para tener agua líquida en su superficie. El telescopio fue lanzado el 6 de marzo desde Cabo Cañaveral y es capaz de observar simultáneamente y sin parar más de 150.000 estrellas. Detecta los planetas cuando éstos las cruzan bloqueando su luz. 'Kepler' mide esas variaciones en el brillo. De hecho, en estos meses ya ha registrado cientos de posibles planetas, pero aún no se han analizado los datos. El objetivo es que siga operando al menos hasta noviembre de 2012 porque algunos tránsitos de planetas son anuales (como el de la Tierra al Sol) y se deben verificar al menos tres veces. Galaxias primitivas Otro gran hallazgo para empezar el año ha sido el una población de galaxias compactas y ultrazules desconocidas, detectadas por el 'Hubble'. Fue Ross McLure, del Instituto de Astronomía de Edimburgo, quien observó datos en unas de las cámaras del telescopio que correspondían a cuatro galaxias muy primitivas, solo entre 890 y 780 millones después del Big Bang. "Estas galaxias podrían tener sus raíces en una población anterior de estrellas y sitúan la de las primeras galaxias sólo 500 ó 600 millones de años después del Big Bang", ha señalado su colega James Dunlop. Dunlop explicaba ante sus colegas que debe haber un componente sustancial de las galaxias más allá de lo que el Hubble puede detectar, un límite que, según los astrónomos, se romperá con el futuro telescopio espacial James Webb, con un espejo seis veces mayor. http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/05/ciencia/1262691636.html

0 comentarios

China es una potencia mundial en células madre según estudio canadiense

http://es.noticias.yahoo.com/9/20100109/tsc-china-es-una-potencia-mundial-en-cel-539a483.html Los investigadores del Centro McLaughlin-Rotman de Sanidad Global de la Universidad de Toronto también señalaron que las autoridades chinas están invirtiendo grandes cantidades de recursos y reclutando científicos de gran calibre educados en el exterior del país. De esta forma, sólo Estados Unidos, Alemania, Japón y el Reino Unido superan en este momento a China en contribuciones científicas en el campo de medicina regenerativa. La investigadora Dominique McMahon, una de las autoras del estudio, declaró a Efe que la apuesta de China por la medicina regenerativa y técnicas de células madre es consecuencia del creciente envejecimiento de su inmensa población y su preocupación por el futuro coste sanitario que esto supondrá para el país. Halla Thorsteinsdóttir, otra de las autoras del estudio que se publicó hoy en la revista "Regenerative Medicine", explicó a Efe que aunque en los países occidentales se tiene la imagen que "China es como el salvaje oeste" en referencia a la proliferación de clínicas con terapias de células madre, "esa no es toda la historia". "Hay una gran confusión internacional sobre sus investigaciones. Lo cierto es que hay muchas clínicas que utilizan técnicas controvertidas porque no está probado que esas terapias funcionan. Pero también hay centenares de investigadores publicando sus trabajos en revistas científicas", afirmó Thorsteinsdóttir. Según el estudio canadiense, las contribuciones chinas a revistas científicas en materia de células madre ha pasado de 37 en el 2000 a 1.116 en el 2008. Además, el país está empezando a elaborar nuevas normas para controlar los tratamientos utilizados en unas 200 clínicas de todo el país y que han generado un creciente y lucrativo turismo médico de pacientes procedentes de países occidentales. El doctor Peter Singer, director del Centro McLaughlin-Rotman y que también participó en el trabajo, señaló que "cuando se estudia el campo de células madre en China, se observa el Yin-Yang de una potencia científica mezclada con la controvertida aplicación clínica de terapias de células madre". La medicina regenerativa es un campo concentrado en la reparación, reemplazo o regeneración de células, tejidos u órganos para restablecer funciones. Las clínicas chinas en el campo ofrecen terapias de células madre para lesiones traumáticas cerebrales y espinales, diabetes, Parkinson, múltiple esclerosis, autismo y otras enfermedades aunque la supuesta efectividad de los tratamientos no están confirmados por pruebas clínicas. Por ejemplo, Beike Biotechnology es uno de los principales centros de terapia del país que dice haber tratado a unos 5.000 pacientes, entre ellos 900 extranjeros, con inyecciones de células madre en el fluido espinal. Pero junto con estas prácticas cuestionables, los investigadores chinos han conseguido notables avances en el campo de las células madre, señalaron los investigadores canadienses. Por ejemplo, China ha creado al menos 25 líneas de células madre embrionarias humanas, cuatro de ellas de un tipo especializado que en su momento sólo otros dos países en todo el mundo habían conseguido desarrollar. Thorsteinsdóttir explicó que gran parte del éxito de China en el campo es fruto de la política gubernamental de atraer científicos chinos educados en el extranjero. "Me asombró que casi todos los principales investigadores chinos de medicina regenerativa habían sido educados en lo Estados Unidos y el Reino Unido. Esta es una política que otros países con escasez de recursos humanos deberían considerar